Síguenos en Facebook  |  Contacto Soporte t. +52 (442) 183 6953 y 54 / +52 (442) 229 0976

Noticias UVAE

Psicotips: El Compromiso de Educar

Por: Lic. Cristina Díaz Palestino :: 09 Sep 2013

Psicotips: El Compromiso de Educar

"Obras son amores y no buenas razones"

Cada familia, como las personas que la componen, es diferente, única e irrepetible. Por tanto, no hay recetas válidas para todas. Cada grupo familiar enfrenta el reto de educar y partir de su propia situación. De sus condiciones de vida, de su historia y de su proyecto.

Las familias tiene costumbres y maneras de ser que han heredado y otras que han elegido conscientemente. Lo que al interior de nuestro grupo está prohibido o está permitido, debe ser adecuado a nuestra forma de vida, pero también a nuestros objetivos y aspiraciones como personas.

De todas estas enseñanzas, quizás la más importante que ofrecemos a nuestros hijos es aquello que consideramos nuestro ideal de persona. Las actitudes, respuestas, conductas, modos de percibir, sentir y actuar que tenemos en alta estima, es decir, todo lo que nos hace mejores personas.

A diferencia de la escuela, los libros o los medios de difusión, que también tienen la función de educar, lo que se adquiere en familia tiene la característica de estar marcado por el afecto. Por eso lo que se aprende en la infancia deja una huella profunda, en algunas cosas funda principios que nos serán útiles toda la vida, en otros siembra prejuicios o actitudes difíciles de superar.

La familia educa cuando lo planea conscientemente y también cuando no se lo propone. Nuestros hijos aprenden de lo que decimos pero también de lo que callamos, y como sabemos la educación más efectiva es la que se da con el ejemplo. Los educa observar cómo se tratan su papa y su mamá, que tareas comparten y cuáles no, como plantean y resuelven sus desacuerdos, como se relacionan con sus propios padres y hermanos, con sus vecinos, con sus compañeros de trabajo.

La forma en que muestran su afecto, expresan sus emociones, defienden sus derechos y asumen sus compromisos.

Educar a nuestros hijos nos compromete de manera integral. Si queremos ser buenos educadores, tenemos que ACEPTAR LA INVITACION que nos hacen nuestros hijos a SER COHERENTES con los valores que predicamos, a buscar la congruencia entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos..

Noticias Publicadas