Síguenos en Facebook  |  Contacto Soporte t. +52 (442) 183 6953 y 54 / +52 (442) 229 0976

Noticias UVAE

Padres de un adolescente

Por: Lic. Psic. Yessica Y Aragón Hernández :: 24 Sep 2015

Padres de un adolescente

Sin duda alguna el ser padre cambia el panorama de esos recuerdos, y empiezas a reflexionar sobre aquellas decisiones que los padres tenían sobre nuestras acciones y todo cambia. Sin embargo el concepto externo de que los adolescentes  son “rebeldes” toma fuerza y una dirección catastrófica. Y es cierto, el adolescente es rebelde pero no necesariamente debe tener un destino catastrófico, puesto que todos los adultos han sido adolescentes y la mayoría ha resultado tener una buena vida.

Es aquí donde entra la reflexión, un psicólogo español, con formación psicoanalítica que trabaja con adolescentes y sus padres, en uno de sus libros menciona que la rebeldía del adolescente es inherente al momento que atraviesa en su vida, pues un adolescente que no es rebelde y que no se rebela a sus padres no es sano. La rebeldía tiene un porqué, una razón de ser, es la plataforma que lleva al adolescente a cuestionar y estructurar su criterio, así como los argumentos que harán que pase de su egocentrismo a la realidad y a tener una conciencia de lo real, de lo que se puede y de lo que no.

Cuando el adolescente se enfrenta a sus padres es importante considerar que no es algo personal, que su actuar no es porque haya dejado de quererlos, sino que es producto de la etapa que vive, la cual le despierta una duda constante a lo que conoce y que hace cuestionar todo lo que conoce. Al enfrentarse a los padres el adolescente mide sus fuerzas, hace consciente hasta dónde puede llegar y explora terrenos y responsabilidades, le ayuda reconocer lo que puede hacer, a negociar lo que quisiera tener y a tolerar lo que no puede tener. Estas reflexiones finales son la que le llevan a construir su madurez social.

Esta rebeldía que cuestiona todo es necesaria para elaborar su propio pensamiento y por qué no también puede inspirar pensamientos revolucionarios que sean la base de un cambio de una corriente social. Por ellos papás hay que armarnos de mucha paciencia y recordar todo el amor que tenemos a nuestros hijos para dejar volar esos momentos difíciles y pensar que nuestros hijos, pese a lo que las criticas externas puedan decir, están madurando.

Por ello es importante que pese a las diferencias que se tengan con el adolescente la vías de comunicación se mantengan abiertas, que se procure el dialogo y los espacios para compartir, que se busquen los momentos propicios para la convivencia y ellos puedan sentirse confiados de que cuando lo necesiten su familia estará para escucharlos o simplemente para acogerlos y darles la fuerza y seguridad que necesiten para continuar con la travesía de la adolescencia. Porque aunque están ansiosos de dejar el nido, disfrutan grandemente el confort que sus padres y su familia les pueden ofrecer.

Noticias Publicadas